Lo de menos, la búsqueda de la verdad de lo que son las cosas; lo más, distraer al “gentío” como si de un circo  de la antigua Roma se tratase.

Artículo publicado en El Confidencial Digital el 17/12/2015

Acceso al artículo de opinión

portadaaleixsalo3