Los divulgadores (ponentes, escritores , etc.) del Liderazgo, en su búsqueda constante de referentes para inspirar a otros a través de ejemplos impactantes, han encontrado un filón en el entrenador del F.C.Barcelona, Josep Guardiola.

No estoy en contra de la búsqueda de los citados ejemplos, todos los necesitamos, pero me produce una gran desazón el mensaje subliminal que se va “colando”: “si aplicas sus recetas te sonreirá el triunfo”. otros cuando presentan sus cursos de dirección o liderazgo, nos animan con lemas como “ conozca las pautas o claves para alcanzar los puestos de poder desarrollando….”.Lo siento profundamente, pero esto no funciona así, si así fuera, Pep Guardiola en un ataque de entrega y romanticismo absoluto, no renueva por el Barça, ficha por el Español o el Betis recién ascendido y gana la Champions.

Se banalizan fácilmente los conceptos y las palabras, todos por experiencia, sabemos que muchas veces a pesar de una gran competencia, y carácter adecuado, habiendo puesto empeño en la consecución de un logro , que largamente ha alimentado nuestra pasión,  no nos  acompaña el resultado. 176

Cabe preguntarse, ¿si el liderazgo ejercido de forma adecuada no sirve para garantizar el éxito, para qué poner tanto empeño en su conocimiento y aplicación?, la respuesta puede ser del tipo, perdone, no se trata de trabajo, se trata de la vida y como tal está llena de injusticias y de logros no conseguidos, pero no por ello, deja de tener interés pelear por las cosas que anhelamos, siendo conscientes de  que la posibilidad de derrota   es cierta, pero debemos elegir entre encontrar nuestras respuestas de forma congruente, o tratar de aplicar recetas no asimiladas en busca de falsos atajos.

Publicado el 3 de Junio de 2012 en el Diario Negocio & Estilo de vida

Liderazgo resultadista